jueves, 27 de marzo de 2014

La policia confiesa

Ayer nos levantábamos con una noticia brutal a la vez que inquietante:
La policía admitía que había manipulado las fotos que se habían publicado recientemente en las que se podía ver las supuestas armas utilizadas por algunos manifestantes violentos en las conocidas como marchas de la dignidad.
Que lo diga un policía retirado que busca fama o le han despedido sería lo lógico. A fin de cuentas tendría poco que perder y podría estar actuando por venganza. Pero que lo diga un sindicato de la policía es la prueba irrefutable que en los cuerpos de seguridad del estado español hay tejemanejes con los medios de comunicación para llevar por el cauce deseado las manifestaciones.


Y es que en España hay 6 millones de personas sin empleo (Siendo la población total de 46 millones, de los cuales 25 millones aproximadamente están en edad de trabajar) esto es una barbaridad. En España los precios no distan mucho de otros países europeos en los cuales el salario medio es el doble o incluso, el triple que el español.
España es uno de los países más corruptos del mundo, desde el ciudadano medio que busca emular a sus líderes para evitar pagar impuestos o cobrar cualquier tipo de subvención o ayuda estatal para evitar trabajar hasta la familia real que está acusada de decenas de escándalos de corrupción.

La justicia se lava las manos, no quieren problemas y se ríen de los débiles, apoyando a los políticos que han robado. La justicia española es una gran mentira.

Pero el gran problema del país no es otro que las distintas comunidades que se quieren independizar porque no hay cohesión social. La guerra civil destruyó España, la mitad del país tiene tirria a la otra mitad y así es imposible avanzar.

A pesar de todo esto, es poca la gente que sale a la calle a pedir justicia, a pedir una modificación de la ley de partidos que permita unas elecciones libres, a pedir observadores internacionales que prueben que en el recuento de votos no hay manos negras. A la sociedad española le da igual que el país caiga en bancarrota o que se convierta en un país africano, en el que cuatro oligarcas esclavizan y dominan mediante masacres a los incultos e indefensos obreros.
Y si los medios se dedican a dar la imagen de que los manifestantes son simplemente unos pocos antisistema violentos, menos gente saldrá a las calles.

En conclusión, España es un país tan manipulado que hagan lo que hagan con su sociedad, a nadie le importará, porque los españoles, mucho me temo, hemos perdido la dignidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respeta la ley, las normas, no dejes tu dirección u otros datos personales por los que puedas ser localizado.
No dejes comentarios que fomenten el odio ni críticas destructivas o el comentario será borrado y si viola la ley, enviado a la policía u órgano competente.